sábado, 8 de diciembre de 2018

VUELTA...

Hola...
Como sabéis he estado un tiempo sin publicar. 
Un día me vi suprimiendo todo lo que había compartido con Google + y pensé que lo siguiente serían los blogs. Preferí retirarme durante un tiempo y no echar a perder los escritos en los que he invertido años de trabajo.
Agradezco infinitamente a quienes se han preocupado por mi ausencia.
Poco a poco iré publicando nuevamente y prometo visitaros en vuestros espacios.
Mil gracias.
Verónica O.M.

viernes, 20 de julio de 2018

ALMAS INOCENTES relato

Imagen de internet
                                            
A la salida de la escuela...
Dos niños y dos niñas, andaban un largo trecho juntos y como niños gustaban de "hacer cosas inocentes"
Y a todos los timbres que había a su paso llamaban.
Ring, ring, ring... 

Una mujer entrada en años ya tenía un cubo preparado. Y desde el balcón vació el agua encima de ellos.

Y salieron corriendo, maldiciéndola. 
La llamaban la vieja bruja.

Al día siguiente.
-¡En ese no!
Dijo la más pequeña una tal Laurita. A simple vista parecía modosita pero la niña se las traía...

-Mañana pasaremos por otra calle. Esta ya no mola nada.
Ahora fue Carlitos un niño muy larguirucho y flaquito.

-¡La vieja bruja, ya está asomada!
Dijo una tal Montsita, muy rubita y con carita picarona.

-¡Cruzemos a la otra acera que la vieja no nos moje!
Dijo el Pequitas, un tal Juanito. Un niño muy bajito para su edad y muy gordito. Y que cuándo no se le miraba se chupaba el dedo.

Y así todo el curso. No había timbre que no hubiesen tocado.

Eran conocidos...
¿Por los toca timbres? 

¡No, por los toca huevos.
Autora Verónica O.M.                            

domingo, 8 de julio de 2018

SOLIDARIDAD

Mi fotografía de hace unas horas 
día 7 de Julio

SIN PALABRAS
TODOS SABÉIS...
Verónica O.M.

sábado, 7 de julio de 2018

DESCANSO VACACIONAL

Simpático gif de Internet

Soy el más feliz
sin necesitar demasiado:
un refresco,
algo para comer,
buena música,
y al son de ella
mecerme
para liberar
tensiones.
OS DESEO UN FELIZ VERANO
☀💦 📻 🏩 🌊 🍻

Y quien de vosotros
estéis en invierno,
cuando queráis
daros cuenta
os ha llegado 

la calor.
 ☀☀☀☀☀☀

Y así año tras año:
Unos asfixiándose
y otros tapándose
hasta las orejas.


🌹🌸🌷🌼🌺🌻🍀

Verónica O.M.

domingo, 10 de junio de 2018

LA VACA LISTA relato

Simpático gif de Internet 

La vaca 
estaba muy harta
de que la ordeñaran 
mañana y tarde
y no se le ocurrió 
otra cosa 
que hacerse
 la muerta.
El ordeñador
trató de reanimarla 
y le gustó tanto
que cada dos por tres
la tenía moribunda 
y esperando...
Verónica O.M.

domingo, 13 de mayo de 2018

ENTRAÑABLE...



Letra en castellano

ES POR TI (Luz - Castellano) 

Escribo una y otra vez 
No puedo vivir sin ti 
Me paso los días esperándote 

Cómo te puedo amar 
Si lejos de mí estás 
Si yo estoy loca 
Es por ti 

Sé muy bien que desde este lugar 
Yo no llego a donde estás tú 
Y aunque dentro de mi copa está 
Reflejada tu fría luz 
La beberé 
Servil y acabada 
Es por ti 

Sin ti el amanecer 
En lágrimas nacerá 
Mojando la lluvia 
Que caerá sin fin 

Y tú me atraparás 
Con esa blanca luz 
Si yo estoy loca 
Es por ti 

Sé muy bien que desde este lugar 
Yo no llego a donde estás tú 
Y aunque dentro de mi copa está 
Reflejada tu fría luz 
La beberé 
Servil y acabada 
Es por ti


Sau fue un grupo de música pop de Cataluña. Sus principales componentes fueron Carles Sabatercantante, y Pep Sala, que tocó la guitarra y, en ocasiones, los teclados. El grupo se formó el 1987 y duró hasta el 1999, año de la muerte de Carles Sabater.
De la Wikipedia 

jueves, 10 de mayo de 2018

LUCÍA relato Y EN MI SUEÑO poema


Precioso cuadro de Diego Rivera
Hacía un año que Lucía vivía sola. Su madre había fallecido, debido a un infarto fulminante. Se había quedado sola.
Pese a su edad... no tenía amigas, trabajaba y su tiempo libre lo dedicaba a estar con su madre, así que al fallecer se quedó muy vacía.

Sus compañeras de trabajo, en aquella oficina, tenían sus vidas, sus maridos e hijos. Algunas se habían separado, pero al muy poco ya tenían nuevas parejas y se las veía muy ilusionadas, aunque al muy poco estaban de nuevo igual y volvían a empezar...

Ella, en su juventud había tenido un novio al que quiso mucho, pero por cosas de la vida lo dejaron estar a los cuatro años. No se la había vuelto a ver con nadie. Tan sólo conocía a algún compañero de trabajo. Y alguno se le había insinuado.

Por las noches y en sus sueños... la venía a visitar un hombre muy apuesto, del que se había enamorado.
Y deseaba que llegaran pronto  las noches para soñarlo...

Y cuándo se despertaba por la mañana, siempre se  quedaba con aquella angustia. Se había ido sin despedirse de ella. 

Pero siempre volvía a su cita diaria...
Autora Verónica O.M.

EN MI SUEÑO poema 

Cómo un jinete
entras cabalgando
en mi sueño
¿dónde te escondes?
que te busco
y no te encuentro.
Verónica O.M.

sábado, 28 de abril de 2018

UNO DE MIS FAVORITOS...



Enrique Bunbury es uno de mis cantantes favoritos...

Buen fin de semana

lunes, 2 de abril de 2018

PROHIBICIONES relato

Imagen de Internet 

Con una taza de café
en las manos
dos amigas charlan.

Una le dice a la otra:
-Estoy teniendo problemas
con mi novio.

-¿De qué tipo?

-No me deja poner minifalda,
no quiere que me maquille,
me ha prohibido usar tacones,
y đice que si no lo cumplo
me deja sin contemplaciones.

-Espero no le hagas ningún caso.
Tíos cómo este, bien lejos.

-Pero tiene pasta.

-Ni aún así. Te arrepentirías...
Verónica O.M.

sábado, 31 de marzo de 2018

DOS MUJERES 10 FINAL

LUCÍA Y ROSA 10 FINAL micronovela
                                                
A la mañana siguiente Rosa se despertó antes que Lucía, se sentó en la cama y se la quedó mirando con cariño, Lucía cómo intuyéndolo abrió los ojos.

-Buenos días, dormilona.

Dijo amorosamente Rosa

-Buenos días, Rosa. ¿Hace mucho que estás despierta?

-No. Acabo de hacerlo. Te estaba mirando.

-Me he dado cuenta.

-¿No sabes que pensaba?

-No.

-Pensaba en ti y en mi. Hace tan poco que nos conocemos, y ya estamos juntas. Eso es increíble y maravilloso. ¿Estás arrepentida?


-No lo estoy. Nunca pensé estar con una mujer, me refiero a tener ese tipo de relación, pero si te soy sincera no me ha disgustado.

Rosa al oír aquello la abrazó con mucho cariño y la besó muy levemente en los labios.

-Lucía, vente a vivir aquí conmigo. Estarás bien.

-¿No es muy precipitado?

-Pienso que no. Nos conocemos lo suficiente, además nos unen otras muchas cosas.

-Tienes razón. Vendré aquí si quieres. Mi piso es de alquiler, nunca quiso que compráramos uno, se ve que ya tenía intención de abandonarme.

-Este es mio. Bueno cuando lo termine de pagar, al separarme le tuve que dar su parte y tuve que pedir una hipoteca. ¿Cuándo te vienes?

-Déjame unos días para arreglar ciertas cosas, me vendré a vivir contigo.

-Te quiero Lucía. No quiero perderte.



-No me vas a perder. También yo te quiero.

MESA Y CAMA

Dos mujeres
atormentadas sus
vidas pasadas
infiernos, eso tienen
en común ambas.
Se encontraron
una mañana
y se hicieron
inseparables. Hay
quien pensaba
que eran hermanas,
ahora comparten
mesa y cama.
Siempre hay
alguien que habla,
pero eso a ellas
no les importa
para nada.
Verónica O.M.

FIN



He tratado el tema con todo el respeto que merece.

Nadie tenemos el derecho de juzgar.

viernes, 30 de marzo de 2018

DOS MUJERES 9 DE 10

LUCÍA Y ROSA 9 micronovela


Entraron en el restaurante. No era ni muy grande, ni demasiado pequeño, pero si acogedor. Vestía sus rectangulares mesas con unas mantelerías de color rojo pasión y muy bien planchadas.

Las acompañaron hacia una no demasiado grande, no había demasiada gente a aquellas horas, pero a medida que avanzaran los minutos se iría llenando.

Pidieron la comida... 

De primero unos pimientos del piquillo con pisto, de segundo bacalao con verduritas, para beber vino y gaseosa. De postre unos profiteroles con nata y bañados con chocolate.
La comida estaba deliciosa. 


Al acabar pidieron también un cortado con hielo y entonces se recrearon hablando.

Rosa, la miraba de vez en cuándo pero... 


Lucía no sabía bien que pensar de aquellas miradas, le parecía que querían decir algo que ella no sabía descifrar.
-¿Rosa me quieres decir algo? He notado cómo me miras.

-¿De verdad quieres saberlo? ¿No te asustarás?

-¿Debo asustarme?

-Podria ser.

-Dímelo, aunque no me guste.

-Quizás no deba hacerlo.

-Prueba.

Rosa carraspeó un poco. Lo que iba a decir era muy importante para ella.
-Lucía, no se como ha pasado pero me estoy enamorando de ti.


La miró directamente a los ojos.
-¿Eres lesbiana?

-No, no lo soy.

-¿Entonces?

-No sé. Desde que te conozco y de eso hace muy poquito no paro de pensar en ti. Me apetece estar contigo.

Las dos hemos pasado por nefastas experiencias y nos comprendemos. ¿Crees que estoy loca?

-No, claro que no. Si te soy sincera a mi me caes muy bien y no lo veo tan mal. ¿Crees que funcionará?

-Si no probamos no lo sabremos. Quédate esta noche a mi lado. ¿Quieres?

-Bueno.

Por debajo de la mesa se cogieron de la mano. Aquello solo era el comienzo.

Rosa pagó la cuenta y se dirigieron a su piso. 

Al llegar empezaron a besarse. Al principio con un poco de vergüenza por parte de las dos, pero era tanta la pasión que ambas sentían. 
Acabaron en la cama. Eran mujeres, pero que importaba si se sentían felices y no dañaban a nadie.
Continuará
Autora Verónica O.M.

Solamente queda un capítulo para finalizarla. GRACIAS.

jueves, 29 de marzo de 2018

DOS MUJERES 8 DE 10

LUCÍA Y ROSA 8 micronovela

Lucía se levantó del sofá y apagó el televisor, fue al dormitorio dispuesta a acostarse ya que al día siguiente debía trabajar.

                                                     
Se acostó y se quedó con los ojos abiertos al cerrar la luz.
Pensó en su nueva amiga, Rosa. ¡Parecía tan fuerte! Admiraba todo de ella empezando por su belleza, que sin ser muy llamativa tenía algo especial que no había conocido en nadie.
Se la veía una mujer con carácter, intentó imaginársela cuándo decidió no aguantar más en su matrimonio.
Al hombre, no le daría tiempo de machacarla demasiado. Rosa no parecía ser como ella, que aguantó lo inimaginable hasta que él la abandonó. Su nueva amiga era cómo a ella le hubiese gustado ser. La admiraba por ello.

Pasaron los días lentamente y llegó el esperado sábado.

Lucía fue caminando hacia el parque, Rosa ya la estaría esperando. Y así era...

-Hola, Lucía. ¡Qué guapa estás hoy!

Lucía sonrió y le dio un beso en ambas mejillas.

-Todo te lo debo a ti, sin ti seguiría dándo pena.

-Creo, ya hubieras   reaccionado.


-No lo hubiera hecho, lo sé.

Se sentaron en un banco. Lo hicieron a la sombra ya que hacía calor. Estuvieron charlando animadamente y algo curioso no lo hicieron de sus antiguas parejas.

Ambas pensaron que habiendo esperado tantos días para verse el hablar de ellos era una gran pérdida de tiempo.

-¡He reservado mesa en ese restaurante! 

Dijo señalando hacia un lugar.

-¡No quiero causarte molestias!

Contestó Lucía un poco avergonzada.

-No me las causas muy al contrario. Me apetece que conozcas un sitio en dónde se come muy bien.

-¡Yo invito! 

Dijo Lucía

-¡Ni hablar invito yo!

Al rato dirigieron sus pasos hacia allí. El lugar era limpio y a Lucía le encantó.
Continuará

Autora Verónica O.M.

Y TODO POR UN TANGA relato




Imagen de internet

-No quiero que salgas así a la calle
Dijo el hombre, enfadado.

-¿Cómo que así? 
Preguntó la mujer, molesta.

-Vas marcando el pedazo de trasero que tienes. Parece mentira no te de vergüenza.

-Ignorante, llevo puesto un tanga.

-Pues, quítatelo inmediatamente y ponte algo decente.

Por no escucharlo...

-Así está mejor. Las bragas siempre son bragas.

-¿Y los tangas para quien son? Preguntó a voz en grito.

-Para las que no tienen marido. Anda que vas a llegar tarde a tu cita con...

-Te lo dije, pero no me escuchas. Con el dentista.

-Pues parecía ibas a ir al tocólogo.

-Y tú parecías más moderno.

Y tú más antigua.

Y como no... llegó tarde y tuvo que pedir cita para otro día.
Autora Verónica O.M.

DOS MUJERES 7 DE 10

LUCÍA Y ROSA 7 micronovela
Ya acabada la jornada y de vuelta a casa, Rosa se duchó y se dirigió hacia la cocina dispuesta a prepararse la cena. Encendió la luz pero se lo pensó mejor y fue hacia el salón. 
Cogió el teléfono y marcó el número de Lucía.
Ring ring ring ring.

-¡Si, dígame!

-Hola, Lucía, soy Rosa. ¿Cómo estás?

-Hola, Rosa, aquí estoy. Acabo de cenar y estaba viendo la tele. ¿Y tú?

-Pues acabo de casi llegar del trabajo, solo me dio tiempo a ducharme y aquí me tienes llamándote.

-Te lo agradezco. La tele deja mucho que desear. Ya estaba un poco harta de cambiar de canal. No sabía ya dónde ponerla.

-Me alegra haberte sacado del aburrimiento. ¿Cómo estás de ánimo? 

-No te lo vas a creer. Estoy mucho mejor y tenías que verme, si hasta me han preguntado si había vuelto "con ese." 

-Me alegra que estés mejor. Me voy a preparar algo de cena y me voy a acostar pronto, así que te dejo. Nos llamamos, ¿Vale?

-Buenas noches, Rosa, que descanses.

-Hazlo tú también. Buenas noches.

Rosa colgó el teléfono y se quedó pensativa y algo le rondó por la cabeza.
- ¡No, no puede ser! ¿estoy loca o qué?

Se preparó algo rápido para cenar, después de una jornada de trabajo lo que menos le apetecía era estar rato preparándose una elaborada cena.


Cenó y se acostó. 
-¡Mañana será otro día!
Continuará

Autora Verónica O.M.

miércoles, 28 de marzo de 2018

DOS MUJERES 6 De 10

LUCÍA Y ROSA 6


Como cada mañana, Rosa, a eso de las 11.30 bajaba un rato al parque, allí se encontraba bien y en paz. Había adquirido aquella costumbre hacía unos meses al separarse de Juan.
El piso la agobiaba mucho estando sola y aprovechaba aquello para salir diariamente.
Aquella mañana estaba muy relajada y  ni cuenta se dio de la hora que era.

-¡Anda, si son las once y media!
Dijo en voz alta.

Salio un rato a la calle, fue hacia el parque y se sentó un momento, a aquellas horas no se veía por allí ni un alma. Era grato estar allí, respirar aire puro y escuchar a algún pajarillo cantar.
Un pequeño chamarín se posó en una rama y sus trinos le sonaron como la música más hermosa.

Solo estaba unos minutos, ya que entraba a su trabajo a las 14 horas. Debía comer y coger el autobús al estar en las afueras.

Se levantó del banco y echó a andar de regreso.

Al rato ya había comido, estando dispuesta para coger el autobús que pasaba muy cerca.

-¡Buenas tardes! 
Dijo al conductor al subirse e introdujo su bono por la maquinita.

El conductor la conocía de tiempo, al ir a trabajar a esa hora, coincidían.

-¡Buenas! 
Contestó él. 
¿Como va el trabajo, Rosa? ¿Con la crisis se vende la misma gasolina?

-Hay de todo, pero yo pienso que si... que la crisis se hace notar en esto y en todo.

Siguieron hablando, pero el conductor muy atento a la carretera.

Llegó a su destino
-¡Hasta luego, Andrés!

-¡Hasta luego, Rosa ! Nos vemos luego.

Rosa cruzó la calle y a pocos pasos estaba la gasolinera.


Al llegar, su compañera ya había hecho caja. Se saludaron y fue a coger sus cosas para marcharse.

Rosa se dispuso a empezar su jornada, que finalizaría a las 22 horas.


Y la tarde empezó a pasar...
Continuará

Autora Verónica O.M.

martes, 27 de marzo de 2018

DOS MUJERES 5 DE 10

LUCÍA Y ROSA 5
El recuerdo de su nueva amiga la ayudaría para enfrentarse a la vida con mejor ánimo.

Ya era lunes y debía levantarse de la cama si no quería llegar tarde a su trabajo.

Se dirigió hacía el baño y se dio una ducha rápida que la terminó de despertar. Veía las cosas algo diferentes e interiormente se sentía mejor.
Se detuvo unos minutos para pintarse los ojos, una ligera sombra rosada y una ligera capa de rimel natural fue todo su maquillaje.

Desayunó un café con leche y un pequeño bocadillo de jamón en dulce. Al acabar cogió su bolso y salió dispuesta a enfrentarse a un nuevo día, dirigiéndose a su trabajo cuatro calles más abajo.


Trabajaba en un pequeño taller de ropa de deporte, dónde se confeccionaba todo tipo de estas prendas.
Llevaba  en aquel taller bastantes años y era una buena oficiala que hacía su trabajo con gran perfección.


Al entrar y saludar como cada mañana, algunas compañeras contestaron a su saludo y la miraron extrañadas de verla tan guapa, ya que últimamente no tenían costumbre de verla así.

-¡Que guapísima que estás, Lucía! ¿Has vuelto con tu marido?

-¡No!

Dijo cambiando de repente la expresión de su cara.
-¡Con ese,  no volveré jamás!

-¡Pues, hija! ¿para quien te has puesto tan guapa?

-¡Para mi!

Contestó muy seria y dando por terminada aquella conversación.
Dejó su bolso en una pequeña habitación y que hacía las veces de vestuario, y se puso la bata.


Se sentó y seguidamente empezó a coser.


Cada una, iba ya a lo suyo. Se les exigía rapidez y perfección al dar las puntadas.

A las 15.15 se levantó de la máquina y 
se dirigió de nuevo al vestuario. Se quitó la bata, cogió su chaqueta y bolso. Se marchó con un...
¡Hasta mañana!

Fue hacía su casa. Deseaba llegar para comer.


Se acordó de Rosa, sin duda su amiga ya habría entrado a trabajar en la gasolinera dónde llevaba la pequeña tienda.
Su trabajo era de lunes a viernes. Los fines de semana libraba.

Lucía comió y adecentó su vivienda. Después se sentó en el sofá dispuesta a ver la tele.
Continuará

Autora Verónica O.M.

domingo, 25 de marzo de 2018

DOS MUJERES 4 DE 10

LUCÍA Y ROSA 4

Lucía se había arreglado con esmero ya que se vería con aquella nueva amiga y quería causarle buena impresión, por lo menos mejor que la causada el día anterior.
Antes de cerrar la puerta se miró en el espejo del recibidor y se vio bastante aceptable.
Hacía un bonito día y decidió hacer de nuevo el trayecto caminando.
Se dirigió hacia el parque y allí estaba su nueva amiga esperándola.

-¡Buenos días Rosa! ¿Hace mucho que esperas?

-¡Hola Lucía! No, no hace mucho. ¿Has venido caminando?

-¡Si! La verdad es que hace tan buen día que no me apetecía esperar el autobús. Sin duda hoy al ser domingo pasan muy pocos. Me sentaré.

-Te veo mejor que ayer y más guapa.

-¡Gracias! Me teñí el pelo en casa. La verdad es que me hacía falta.  Nunca antes había ido de esa forma tan descuidada.

-Comprendo. Lo que menos le apetece a una en esa situación es arreglarse, pero por ahí se debe empezar. No hay que permitir llegar a esos extremos. La imagen es importante sobre todo para nuestra auto-estima.

-Lo se. No se como he llegado a eso. Lo he pasado tan mal.

-Lucía,  no vayas a empezar a llorar, no vale la pena hacerlo. Ya te darás cuenta de que tengo razón. ¿No sabes lo que había pensado?


-¡No!
Estaba  muy bien en compañía de Rosa, dentro de ella sentía como si se conocieran de tiempo.

-¡Pues que te invito a comer! ¿Quieres?

-¡No se que decir! No tienes porqué invitarme.

-Me apetece hacerlo. Vamos para casa y prepararé comida para las dos.

Se levantaron y marcharon a casa de Rosa no tardando en llegar.

Al entrar en la portería salía su vecina Julia, se las quedó mirando y sin pensarlo le dijo.
-¡Hola Rosa! ¿Es tu hermana? Se parece a ti.

-¡No! Es una amiga.


-Pues chica, pasaría perfectamente por tu hermana, sois muy parecidas. Hasta luego Rosa y compañía, voy a casa de mi Marí, el embarazo lo lleva fatal. Que se le va a hacer.

La mujer se despidió,  ellas se subieron en el ascensor hasta la  cuarta planta.

Nada más entrar, Lucía se dio cuenta de que faltaban muchos muebles.

-Se que te sorprendes, pero se me llevó casi todo. Poco a poco iré reponiendo, algunas de las cosas.

Le enseñó la vivienda y una de las cosas que le encantó a Lucía era la gran colección de libros que orgullosos mostraban parte de sus cubiertas.

-¿Son tuyos?

-Si fueran de él no estarían aquí. ¿No crees?

-Claro, que tonta soy.

Rosa se dirigió hacia la cocina, Lucía le siguió los pasos.

Hacía muchos días que Lucía no se lo pasaba tan bien.
Rosa parecía más desenvuelta. Sería porque llevaba más tiempo sola y lo tenía más asimilado.

Pasaron un día espléndido y se sinceraron mucho más.


Al marchar, Lucía lo hizo con pena. Debía volver a su realidad.

Habían quedado para verse el sábado siguiente, habiendo intercambiado sus números telefónicos.

Continuará
Autora Verónica O.M.

sábado, 24 de marzo de 2018

DOS MUJERES 3 De 10

LUCÍA Y ROSA 3

Rosa en un santiamén llegó a su portería y se dispuso a esperar el ascensor. Llevaba una media sonrisa en su rostro. Le hizo bien compartir un rato y palabras con una desconocida y que tenía en común con ella muchas cosas.

-¡Ya era hora que bajase el maldito ascensor!

Mientras tanto Lucía regresó caminando. Tardó un rato en llegar al estar un poco retirado e iba con mejor cara.  No esperaba encontrarse con una persona tan amable y similar a ella. Aunque Rosa demostraba ser más fuerte.


Llegó a su portería y subió las escaleras deteniéndose en el entresuelo primera. Abrió la puerta y en el recibidor se descalzó.

-¡Que alivio, mis doloridos pies!

Y se miró en el espejo de la entradita.

-¡Que mala pinta, Lucía!

Se dirigió hacia el cuarto de baño y empezó a buscar algo que hacía algún tiempo había comprado. Lo encontró detrás de unas botellas de gel de ducha.
Se trataba de una cajita con tinte para el pelo, ahora le vendría de perlas ya que lo utilizaría aquel mismo día. Quería ir más guapa a su cita con aquella persona que parecía su alma gemela.


Empezó a preparar los potingues para teñirse el cabello. Una toalla vieja para cubrirse los hombros, un peine, un trozo enorme de algodón mojado de tónico facial para los posibles manchurrones y los guantes. Empezó sacando un tubito y lo añadió al contenido de una botellita y lo agitó enérgicamente. Cuando lo tuvo todo dispuesto empezó con la labor.
Una vez esparcido por el pelo esperó una media antes de aclararlo muy bien. Su fequillo le tapaba los ojos y de un tijeretazo quedó más corto.

Se observó en el espejo y se gustó. Seguro que Rosa se percataría del cambio.

Pasó la tarde mucho más tranquila. El haber salido la había beneficiado . A partir de ahora ya no se quedaría en casa encerrada ni llorando.

Autora Verónica O.M.
Continuará 

viernes, 23 de marzo de 2018

DOS MUJERES 2 DE 10

LUCÍA Y ROSA 2

Sentada allí sola y sin nadie que la observarse, empezó a llorar sin poder remediarlo. Pasó los dedos por su rostro apartándose las lágrimas. Al rato ya estaba más tranquila. Sin duda, sacar aquello de dentro le hizo un gran bien.
No se veía un alma por el parque, pensó, pero no era del todo cierto. A lo lejos se veía a otra persona mirar para todos los lados y se decidió a ir hacia a ella para sentarse a su lado.

-¡Buenos días! Hoy está el parque desierto. Me sentaré aquí. ¿Te importa?

-¡No! Dijo no muy convencida, ya que aquello equivalía a tener que hablar sin apetecerle.

-Hace buena mañana, aunque aquí hace demasiada calor con el sol encima. ¿Porqué no nos sentamos en aquel otro banco? 

Dijo señalando a otro que estaba enfrente.

-¡Bueno! Ya empiezo a tener un poco de calor.

-Mi nombre es Rosa. 

Dijo alargando su mano.

-Me llamo Lucía.

-Pues encantada.
 No es que me quiera meter para nada en tu vida, pero me parece a mi que has llorado.


-¡Si!

-Una se da cuenta rápidamente de esas cosas. Hace un tiempo yo estaba como tú. Mi marido me maltrataba, hasta que me cansé y me separé de él.
-¿El tuyo te maltrata también?

-¡Si! pero ya no está conmigo, me dejó por otra.
Te veo contenta.

-Estoy contenta por haberme librado de semejante bestia. No me ato a otro ni muerta.
-¿Sabes que muchas veces temí por mi vida?

-¡Eso me ha pasado a mí constantemente!
Dijo Lucía y empezaba a sentirse bien con aquella mujer de edad similar a la suya. 

 Se alegró de haber salido de casa, parecía como si estuviesen predestinadas a conocerse.

Estuvieron largo rato hablando de sus vidas, tenían en común demasiadas experiencias malas y las dos se sintieron agradecidas al poderlas compartir.


Lucía estaba más relajada.
-Eres más fuerte que yo,¿como lo haces?

-Es simple fachada. Además ya llevo un tiempo viviendo sola. ¿Y tú?

-Hace un mes.

-No te preocupes. Cuando lleves más te sentirás mejor, aunque nunca olvidarás eso. No se puede.
-Si permites mi opinión, jamás estaré con un hombre. Para mi son todos iguales. Al principio muy buenas palabras y después empiezan los insultos por cualquier cosa. Lo siguiente son las palizas.  

¿Vives por aquí? Nunca te había visto.

-No. Vine caminando.

-¿Quieres que nos veamos otro día?

-Si.

-Cada día vengo un rato a estas horas, si quieres nos encontramos aquí o dónde prefieras. Si vives lejos podrías coger el autobús y así no te pegas la caminata.

-Está, bien. Mañana vendré. ¿Vives por aquí?


-Si. En esos pisos marrones de ahí enfrente. En el cuarto primera tienes tu casa.

Estuvieron hablando un rato más y dada la hora decidieron marchar.
Y se despidieron hasta el día siguiente.

Continuará
Autora Verónica O.M.

jueves, 22 de marzo de 2018

DOS MUJERES 1 DE 10

LUCÍA Y ROSA 1

Lucía había adelgazado mucho en los últimos tiempos debido a su miserable vida. No miserable por faltarle nada, si no porque había sufrido maltrato continuamente durante los años que duró su matrimonio.

Él la abandonó no hacía mucho...

Pero a pesar de haberse librado de su maltratador, se sentía amargada y sin ilusión por nada.


Muchas veces había pensado en el suicidio, lo hacía cuando vivían juntos e incluso después de que él se marchase.

-Tengo que salir a la calle. Me ahogo aquí.

Se arregló deprisa, parecía como si aquello fuese una necesidad imperiosa. Sin pensárselo mucho lo hizo a la carrera. Se vistió con lo primero que encontró y se peinó. Un cepillado superficial, seguramente llevaba algún enredo en su descuidado cabello.


Sentía asco de si misma. ¡Se había descuidado tanto!


Su vida junto a Sebastián no le hizo ningún bien. Con lo risueña que había sido. No se reconocía.

-¡Maldito!

Repetía miles de veces sin pronunciar palabra.

Salió a la calle y empezó a caminar sin rumbo.
Después de un largo trecho se sintió cansada. Vió que cerca había un parque y se dirigió hacia allí.  Parecía un lugar tranquilo. Habían muchos bancos para sentarse, escogió uno que daba un poco de sol. Sentía frío, sin duda le nacía de dentro ya que hacía un día caluroso.

Continuará 
Autora Verónica O.M.
Esta es una novela de tan solo diez capítulos. Deseo os guste.

lunes, 19 de marzo de 2018

PARA MI PADRE


Precioso gif
de Internet

Día del Padre
diecinueve de Marzo.


Aquí mi poesía
para Tí, Papa.


Hace tiempo te fuiste
quiero pensar estás bien
ya no sufres
ni padeces
y aseguraría
me proteges.


No hay día, Papa.
que no me acuerde de Ti.


A pesar de esa línea
entre muerte y vida
nada nos separa

ni lo hará jamás.

T.q.m.

Verónica O.M.

sábado, 10 de marzo de 2018

BUSCAR UNA SALIDA...


Ay, vida,
no voy a dejar
que me destruyas.

Ya sé que hoy
camino perdida
y no sé cómo salir
de este laberinto
que quiere atraparme.

Ay, vida,
no vas a poder conmigo,
porque si algo tengo
es empeño para buscar.
Verónica O.M.


Imagen de Internet.

lunes, 5 de marzo de 2018

TRUQUILLO PARA EL FRONTAL DE LA COCINA

Vamos con otro truquillo y esta vez para la cocina...

Cuándo cocino siempre utilizo los quemadores más cerca de las baldosas. Por un lado evito que algún recipiente se me pueda caer, pero por mucho cuidado que tenga las baldosas se salpican. 
Cuándo se limpia esa parte frontal con una bayeta y quitagrasas, después se aclara y por muy bien que lo hagamos ese espacio no queda cómo debería. ¿Te ocurre a ti también?
 Lo solucioné usando toallitas de cocina. Ya sabes, esos paquetitos que venden en cualquier supermercado y que llevan bastantes. Últimamente es lo que uso y estoy encantada.
No pongo imagen porque hay muchas marcas. Elige la que gustes.
Verónica O.M.

sábado, 3 de marzo de 2018

RECUERDAS EL TRUCO PARA LIMPIAR EL POLVO DE LOS MUEBLES?

Vamos a perfeccionarlo y ahorraremos tiempo...
Coge un cubo o barreño, vierte agua y un chorrito de suavizante de la ropa y remueve bien.

  • A continuación moja en ese agua varios trapos de esos de microfibra y escúrrelos. Los depositas tal y cómo están en algún lugar y destapados para que se vayan secando un poco. Lo ideal sería que los dejases un par de días. Ya estarán listos para usarlos. Pasas el trapo por las partes planas que es dónde se posa el polvo, te será fácil, no tendrás que secar y los muebles estarán más tiempo limpios.

Y cómo tienes más trapos podrás limpiar todo lo que necesites...
Y si dentro de dos o tres días vas a limpiar otra vez, sé previsora y prepara los trapos que utilizarás.
Ya sabes, moja varios trapos cómo te recomendé al principio.
Prueba y me cuentas.
Verónica O.M.

domingo, 18 de febrero de 2018

LIMPIEZA ROSTRO mis trucos

Prueba este truquillo de belleza y me cuentas...

Si te limpias la piel del rostro y cuello "con agua micelar" y quieres tener un extra de suavidad e hidratacion, añade a la botella del agua micelar un chorro de aceite para el cuerpo. Además de limpiar conseguirás una piel mucho más cuidada.
Una vez hecha la mezcla, agita la botella y cada vez que vayas a utilizarla haz lo mismo.

Coge un algodón y pásalo por el rostro y cuello con suavidad y deja que se seque solo. A continuación puedes ponerte la crema que uses habitualmente. 
Este proceso mejor por la noche y antes de acostarte.
No digo marcas porque hay muchas y de precios diversos.
Usa este truco, si tu piel no es grasa, si no tienes acné, ni tampoco granitos.
Verónica O.M.

viernes, 16 de febrero de 2018

ALGO TAN BONITO...

Precioso gif 
de Internet.

Una hermosa flor
yacía en el suelo
alguien la tiró 
o se le cayó.
La recogí con amor
y le susurré:
No pude dejar ahí 
algo tan bonito.
Limpiaré tus pétalos 
y conmigo estarás siempre.
Hoy descansa dentro
en alguno de mis libros 📚 
Verónica O.M.

miércoles, 7 de febrero de 2018

MIS TRUCOS

Fotografía propia 

No me gustan los maquillajes, esos que enmascaran, pero si, las cremas con color que dan un tono saludable. En mi caso las uso de color claro ya que mi piel lo es también.
Estaba terminando mi tubo, o eso es lo que creía, pero a la vista está que quedaba más de lo que suponía. Hice un experimento uniéndolo a una crema hidratante que me gusta.
El resultado es el botecito primero.
Con otro tubo de crema coloreada  de distinta marca y otra crema hidratante repetí la operación. El resultado es el segundo botecito.
He probado ambos y me encantan. 
Hidratan, dan color y el tono es a mi gusto.
Ah, las mezclé con una cucharilla para que su mezcla fuese homogénea.

¿Qué te parece?
Verónica O.M.

martes, 6 de febrero de 2018

TRUCO DE LIMPIEZA COMPROBADO

Voy a hablaros de un truquillo que a mi me funciona.
Si quieres mantener tus muebles libres de polvo por más tiempo... y si aceptan ser limpiados con un trapo humedecido con agua. Prueba este truco y ya me contarás.
Coge un recipiente con agua, añade un chorrito de suavizante de la ropa, remueve.
Usa un trapo que no deje pelusa, mójalo y escurre. Pásalo por las superficies planas qué es dónde se posa el polvo y a continuación con otro trapo, seca.
Seguro se mantendrán limpios un poco más, además de dejarlos sin huellas y un buen olor en el ambiente.
Verónica O.M.

domingo, 4 de febrero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 9 FINAL

LA MUJER Y EL PERRO 9

Luciana levantó el brazo derecho y lo llevó hacia atrás con la figurita en la mano e hizo como si intentase tocarse el pelo. Eso fue por lo menos lo que el pequeño demonio creyó, e iba a sermonearla cuando la mujer con una rapidez increíble lo desconcertó. Hizo un vaivén de atrás hacia adelante.
Al momento la figurita estallaba en el duro suelo, y salpicaba la habitación de pequeñisimos trozos.
Lo pilló desprevenido y fue ya su final.
La mujer nerviosa todavía, no era del todo consciente de lo que había hecho.
Se quedó un buen rato mirando el suelo, y poco a poco empezó a reaccionar.

-¿Sansón has visto lo que he hecho?
Hablaba al perro, el animal que la entendía a la perfección movió el rabo.

-Nos hemos librado de él para siempre..
Diciendo esto fue a buscar la escoba y un recogedor.
Lo barrió concienzudamente y lo vació en una bolsa, qué inmediatamente sacó a la calle echándola a un gran contenedor. Cuando pasase el camión de la basura desaparecería de allí para siempre.

Luciana sabía que para ella y Sansón empezaba una nueva vida. Al llegar a aquel lugar su intención era caer bien a sus vecinos, jamás hubiese pensado lo que allí iba a acontecer. Aquellos hombres que los quisieron aniquilar con el fuego, y todo porque les pareció una pareja extraña, que sabían más que otros vaticinando lo que iba a suceder al poco.

-Sansón, nos iremos a otro lugar en que se nos de mejor acogida. En este lugar no hemos sido felices.
Fin
Verónica O.M.




sábado, 3 de febrero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 8

LA MUJER Y EL PERRO 8

En el pequeño pueblo, el alcalde decretó tres días de luto por los cuatro hombres muertos.
No les costó demasiado cerrar el caso, dado el examen del médico forense. La policía dedujo que el hombre encontrado solo, había acabado con la vida de sus vecinos y amigos. El porqué era una incógnita, probablemente lo sería para siempre.
Las tiendas permanecieron cerradas durante aquellos tres días, tan solo abrió la panadería dado que lo hacía a diario. El pueblecito no podía quedarse sin su suministro de pan y otras cosas.

Luciana y Sansón seguían atemorizados por culpa de aquel pequeño demonio. Se lo encontraron en la casa cuando la alquilaron, ni por asomo pudo en aquellos momentos imaginar de lo que era capaz. Pero ahora ya lo sabía...

Su miedo era terrible, pero pensó que para combatirlo mejor enfrentarse a él lo más rápidamente posible.
Seguida de su perro Sansón, fue hacia la habitación en la que estaba el pequeño demonio e hizo ver que iba a limpiar el polvo.

-Estaba descansando.
Dijo en voz alta y agria el demonio.

-Solo será un momento, no te preocupes que no voy a tardar demasiado.

La mujer llevaba en sus manos un trapo húmedo, y lo pasó por algunos muebles que allí había. Después se acercó al pequeño altar dónde momentos antes descansaba ese ser tan perverso. Apartó algunas cosas y pasó el trapo, después cogió con su mano derecha la pequeña figurita y la limpió con cuidado. El demonio no estaba en aquellos momentos concentrado en nada, esperaba que la mujer acabase pronto. Le fastidiaba que hubiese venido a molestarlo.
Verónica O.M.
Continuará

Queda solamente un capítulo. Gracias.                              

jueves, 1 de febrero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 7

LA MUJER Y EL PERRO 7

El hombre, los llevó hasta dónde yacían muertos los tres.
Al verlos sus corazones se les encogieron. Dialogaron entre ellos y llegaron a la conclusión que aquellos horrendos crímenes los había cometido el otro muerto que habían encontrado momentos antes.
Todo cuadraba. Sin duda los había pillado desprevenidos ya que ellos eran tres y él uno, pero bien armado.
Algunas personas que iban a su trabajo se pararon para ver tal barbarie. Y uno llamó a la policía.
Tardaron apenas nada, ya que estaban de servicio muy cerca de allí.

Los muertos estuvieron largo tiempo en el suelo, antes debía venir el médico forense a levantar sus cadáveres.

Llamaron a sus familiares y no podían creerse aquello. Todos eran amigos, era inadmisible que uno de ellos acabase con la vida de los otros y después se suicidase.

Mientras tanto Luciana y su perro, estaban tumbados en la cama. La mujer temblaba como un flan y Sansón la miraba. El animal intuía que su dueña estaba muy preocupada y asustada. Y no era para menos después de lo que habían presenciado. 
Verónica O.M.
Continuará

2 capítulos más y la historia finaliza. Gracias.

martes, 30 de enero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 6

LA MUJER Y  PERRO 6

Eran las siete de la mañana...
Jesús el barrendero del barrio, cogió el escobón y empezó a barrer la calle. A las 7.30 llegó al lugar, dónde estaba tirado en el suelo el parricida. Lanzó un grito, al verlo en aquellas condiciones tan lamentables e inesperadas.

-¡Por Dios! ¿Qué ha ocurrido aquí?

No quiso tocarlo...
Dejó el escobón apoyado en la pared de una vivienda, y fue a buscar a su compañero Marcelino, que barría en aquellos momentos la calle mayor.

Cuando llegó dónde estaba el hombre, el otro se dio cuenta que algo le pasaba.
A Jesús, le faltaba el aliento y como pudo le dijo.

-He encontrado a un hombre muerto, se ha pegado un tiro. Ven a verlo, después buscamos ayuda.
Marcelino soltó el escobón, dejándolo apoyado en una farola, y corrieron los dos hasta dónde estaba el muerto, que jamás podría explicar el motivo de su decisión de quitarse la vida.

El hombre, abrió los ojos como platos al verlo.

De pronto, escucharon que alguien los llamaba gritando.
-¡Venid a la plaza, que ha pasado algo horrible!
Era uno de los vecinos, que se dirigía a trabajar y se encontró con el triple crimen.

-Acercate, que aquí también ha pasado algo tremendo.

El hombre lanzó un...
-¡Por Dios!  ¿qué es esto?

Cuando reaccionó, marcharon todos hasta la plaza casi corriendo. El hombre, les explicó lo que allí había encontrado momentos antes.
Verónica O.M.
Continuará



sábado, 27 de enero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 5

LA MUJER Y EL PERRO 5

El barrio se había quedado vacío, ya no transitaba ningún alma. 
Estaban recogidos en sus casas con sus familias, la mayoría durmiendo aunque alguno había que no podía conciliar el sueño.
Eran cuatro, los que estaban más nerviosos de lo habitual y sintieron una necesidad imperiosa de salir a la calle.
Sin saber el motivo, todos ellos caminaron hacia un mismo lugar, menos uno que se dedicó a buscar algo que tenía escondido en su casa.
Los tres amigos se encontraron en la plaza mirándose de reojo y no entendiendo que hacían allí. 

-Deberíamos estar durmiendo, ¿qué hacemos aquí? 
Dijo el más viejo llamado Julián.

-No se, sentí que debía salir, me ahogaba en casa.
Fue Isidro el segundo en hablar.

-Yo necesitaba respirar aire fresco.
Dijo Carmelo el ferretero.

Todos ellos miraron hacía un punto fijo, vieron que llegaba otro de ellos. Era Pedro.

Al acercarse y sin pronunciar palabra, descargó el arma que llevaba. Al momento los tres yacían muertos.
Tres grandes charcos de sangre se formaron en el suelo.
Pedro había dirigido los tiros de forma certera disparándo hacia sus cabezas.
Sin una muestra de arrepentimiento se dirigió hacia su casa.
Hasta la mañana siguiente allí quedarían enfriándose hasta que algún vecino diese la voz de alarma de lo que allí  había ocurrido.

La mujer y el perro no andaban lejos de allí y se quedaron atónitos de ver aquello. Sin duda el demonio aquel tenía terribles poderes. Luciana empezó a respirar agitadamente.
Se marcharon hacia casa temblando. Una vez cerrada la puerta escucharon al demonio decir.

-Ya están muertos.

La mujer bajó la vista hasta el suelo. El pequeñísimo demonio tenía levantados los ojos mirándola.

-Todos no. -Dijo ella.

-Dentro de unos momentos no existirá ninguno de ellos.
-Sentenció el demonio.

 Pedro de forma misteriosa paró en mitad del camino y metió el cañón del arma en su boca.
Al momento el hombre cayó al suelo muriendo en el acto.

-Ya están todos muertos... Anda mujer, ya puedes irte a la cama que esos ya tienen su merecido y en este mundo. Ahora les queda lo más duro que es el infierno.
Verónica O.M.
Continuará