sábado, 3 de febrero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 8

LA MUJER Y EL PERRO 8

En el pequeño pueblo, el alcalde decretó tres días de luto por los cuatro hombres muertos.
No les costó demasiado cerrar el caso, dado el examen del médico forense. La policía dedujo que el hombre encontrado solo, había acabado con la vida de sus vecinos y amigos. El porqué era una incógnita, probablemente lo sería para siempre.
Las tiendas permanecieron cerradas durante aquellos tres días, tan solo abrió la panadería dado que lo hacía a diario. El pueblecito no podía quedarse sin su suministro de pan y otras cosas.

Luciana y Sansón seguían atemorizados por culpa de aquel pequeño demonio. Se lo encontraron en la casa cuando la alquilaron, ni por asomo pudo en aquellos momentos imaginar de lo que era capaz. Pero ahora ya lo sabía...

Su miedo era terrible, pero pensó que para combatirlo mejor enfrentarse a él lo más rápidamente posible.
Seguida de su perro Sansón, fue hacia la habitación en la que estaba el pequeño demonio e hizo ver que iba a limpiar el polvo.

-Estaba descansando.
Dijo en voz alta y agria el demonio.

-Solo será un momento, no te preocupes que no voy a tardar demasiado.

La mujer llevaba en sus manos un trapo húmedo, y lo pasó por algunos muebles que allí había. Después se acercó al pequeño altar dónde momentos antes descansaba ese ser tan perverso. Apartó algunas cosas y pasó el trapo, después cogió con su mano derecha la pequeña figurita y la limpió con cuidado. El demonio no estaba en aquellos momentos concentrado en nada, esperaba que la mujer acabase pronto. Le fastidiaba que hubiese venido a molestarlo.
Verónica O.M.
Continuará

Queda solamente un capítulo. Gracias.                              

4 comentarios:

Nieves Martín dijo...

Madre mía, imagino a ese demonio mirándola y vaya escalofrío.

Me encanta vero, espero ansiosa el final.

Besos

Verónica O.M. dijo...

Gracias Nieves.
Los demonios cuánto más lejos mejor.
Besos 🌸🌸🌸

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Preparando la mujer la manera de deshacerse de esta criatura maléfica. Saludos.

Verónica O.M. dijo...

Ni más ni menos que eso mismo.
Saludos