martes, 27 de marzo de 2018

DOS MUJERES 5 DE 10

LUCÍA Y ROSA 5
El recuerdo de su nueva amiga la ayudaría para enfrentarse a la vida con mejor ánimo.

Ya era lunes y debía levantarse de la cama si no quería llegar tarde a su trabajo.

Se dirigió hacía el baño y se dio una ducha rápida que la terminó de despertar. Veía las cosas algo diferentes e interiormente se sentía mejor.
Se detuvo unos minutos para pintarse los ojos, una ligera sombra rosada y una ligera capa de rimel natural fue todo su maquillaje.

Desayunó un café con leche y un pequeño bocadillo de jamón en dulce. Al acabar cogió su bolso y salió dispuesta a enfrentarse a un nuevo día, dirigiéndose a su trabajo cuatro calles más abajo.


Trabajaba en un pequeño taller de ropa de deporte, dónde se confeccionaba todo tipo de estas prendas.
Llevaba  en aquel taller bastantes años y era una buena oficiala que hacía su trabajo con gran perfección.


Al entrar y saludar como cada mañana, algunas compañeras contestaron a su saludo y la miraron extrañadas de verla tan guapa, ya que últimamente no tenían costumbre de verla así.

-¡Que guapísima que estás, Lucía! ¿Has vuelto con tu marido?

-¡No!

Dijo cambiando de repente la expresión de su cara.
-¡Con ese,  no volveré jamás!

-¡Pues, hija! ¿para quien te has puesto tan guapa?

-¡Para mi!

Contestó muy seria y dando por terminada aquella conversación.
Dejó su bolso en una pequeña habitación y que hacía las veces de vestuario, y se puso la bata.


Se sentó y seguidamente empezó a coser.


Cada una, iba ya a lo suyo. Se les exigía rapidez y perfección al dar las puntadas.

A las 15.15 se levantó de la máquina y 
se dirigió de nuevo al vestuario. Se quitó la bata, cogió su chaqueta y bolso. Se marchó con un...
¡Hasta mañana!

Fue hacía su casa. Deseaba llegar para comer.


Se acordó de Rosa, sin duda su amiga ya habría entrado a trabajar en la gasolinera dónde llevaba la pequeña tienda.
Su trabajo era de lunes a viernes. Los fines de semana libraba.

Lucía comió y adecentó su vivienda. Después se sentó en el sofá dispuesta a ver la tele.
Continuará

Autora Verónica O.M.

8 comentarios:

llorenç Gimenez dijo...

Hola Verónica.. Bueno me voy de semana de penitencia, ya me contaras como sigue..
Un abrazo Buena semana..

Flor dijo...

Hola Verónica , esta muy bien por un momento , yo me imaginaba que estaba en ese taller de costura , y llegaba reventada a casa , jajajajajaja te deseo una feliz semana santa , besos de Flor.

AMALIA dijo...

Me gustará ver como sigue...
Un beso.

Sara O. Durán dijo...

Ha sido una pequeña transformación, que a la vez delata la gran transformación que seguro hace en su vida,
Besos, Vero.

Verónica O.M. dijo...

De penitencia? O sea de vacaciones.
Que lo pases bien.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Se le exige pero no hasta ese punto, ja ja.
Besos 🌸

Verónica O.M. dijo...

Gracias, Amalia.
Un beso 🌼

Verónica O.M. dijo...

Ni más, ni menos, Sara.
Besos 🌹