sábado, 20 de enero de 2018

HISTORIAS INTRIGANTES 4

LA MUJER Y EL PERRO 4

La mujer y Sansón entraron en la habitación, el demonio ya les esperaba.
Era muy pequeño, medía unos treinta centímetros de alto, sus ojos brillaban mucho en un fondo inyectado en sangre.
Por raro que pudiese parecer, en sus tiempos había sido tan solo una figurita que proyectaba maldad y qué cobró vida de forma misteriosa.

-Mujer, arrodíllate en el suelo.

La mujer así lo hizo, Sansón se puso a su lado con cara de atención, las orejas las tenía muy tiesas e intentaba captar todo lo que aquel demonio explicase.

-Concéntrate y visualízame a esos hombres.

La mujer así lo hizo y al hacerlo sus ojos se agrandaron y redondearon pareciendo incluso que se iban a salir de sus órbitas.
Estaba super-concentradísima.

El ritual ya había comenzado y tenía matices de no salir de él nada bueno para aquellos que intentaron quemar la pequeña casita de madera con ellos dentro.
El demonio ya había advertido a la mujer que aquello pasaría, sabía que ella iba a estar alerta para que nada ocurriese cuando aquellos hombres intentasen acabar con ellos.

-Deletrea conmigo y muy alto: Salid a la calle hombres perversos e ir a la plaza del pueblo.

Seguidamente la mujer pronunció: -Salid a la calle hombres perversos e ir a la plaza del pueblo.

El demonio continuó:
-El más joven que lleve un arma y acabe con los otros.

La mujer repitió aquello.

-Ahora mujer, ve a la calle y verás como este ritual surte efecto.

Ella salió de la habitación seguida del perro. El animal sabía que allí algo grave iba a suceder y se relamía con aquello que lo iba a sacar de su habitual tranquilidad.
Verónica O.M.
Continuará
Consta de 9 capítulos 

4 comentarios:

llorenç Gimenez dijo...

Madre mía la que vas a liar..jeje.
Un abrazo Verónica.

Verónica O.M. dijo...

Porqué, Llorenç? No es para tanto...
Un abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El demonio quizás por viejo sabe cómo hace sus cosas. Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Tan viejo como el tiempo.
Un abrazo