domingo, 27 de noviembre de 2016

MANUEL relato

-Veamos, Manuel, ponga atención a lo que le  pregunto. Si no me entiende a la primera no dude en decírmelo. ¿Está claro?
-Si.
-Empecemos... ¿Qué le sucede para necesitar de mi ayuda?
-No pego ojo en toda la noche.
-Deberá cenar pronto, y después tomarse  una infusión tranquilizante poco antes de irse a la cama. Ya verá cómo descansa mejor.
-Me tendré que tomar dos.
La psicóloga lo miró por encima de las gafas. -¿Dos, porqué?
-Porque después de comer me acuesto hasta las diez.
-¿Y pretende seguir durmiendo?
-Pues, claro. Si no tengo nada que hacer.
Autora Verónica O.M.

5 comentarios:

  1. Hola Verónica.. Las/los Psicólogos siempre solucionando problemas que no tienen..
    Abrazos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillos, ja,ja, vérselas con personas cómo Manuel.
      Ahora en serio, ole por esos profesionales que ayudan tanto.
      Un abrazo, feliz semana que empieza ya.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. En realidad lo es, no tener nada que hacer debe aburrirle muchísimo.
      Besos, feliz dia

      Eliminar
    2. En realidad lo es, no tener nada que hacer debe aburrirle muchísimo.
      Besos, feliz dia

      Eliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...

n.c.

visi.

nc