domingo, 28 de diciembre de 2014

UN CUENTO PARA HOY...

Su título: ABUELA, NOS VAMOS...
Ya ha sido publicado con anterioridad pero en otro de mis blogs, pienso que también merece estar en este. Deseo os guste.
Preciosa imagen de internet

Había pasado mucho tiempo de la muerte de su hija y yerno en un accidente automovilístico, su nieto Israel aquel día se había quedado en casa de su abuela materna.
Cuando la avisaron del accidente el mundo cayó a sus pies, pero sacó fuerzas de dónde no las tenía y tragándose su dolor y lágrimas, optó por hacerle a su nieto la vida lo más maravillosa posible.

El niño hacía unos días había cumplido siete años, al principio lloraba mucho sobre todo por las noches, pero poco a poco se fue habituando a no ver a sus padres, su abuela era todo lo que tenía.
Y fue haciéndose más mayor, y cumplió quince años.

Un día salió con un amigo a dar una vuelta en su ciclomotor, se sentó detrás de él, con tan mala suerte que cayó para atrás y se desnucó. Su amigo acababa de hacer el caballito.

Israel al momento había salido de su cuerpo, parecía que flotaba.... se vio tendido en el suelo en un gran charco de sangre.
-¿Y aquel monstruo que iba a hacer?
Lo arrastró y tiró por el barranco, abajo había muchísima maleza y se quedó oculto en ella.
El otro salió de allí a escape...

Se sintió triste unos instantes, aquello nunca lo hubiera siquiera imaginado de él. Al momento vio una luz muy brillante, le cegaba en los ojos y cómo si se tratara de un imán fue atraido hacia ella.
-Dónde estoy? -preguntó a alguien vestido de blanco. Era un anciano muy alto, la expresión de sus ojos era de infinita bondad.

-Se te acabó tu tiempo, hermano.

-¡Pero yo no me puedo marchar! Mi abuela me necesita, es mayor y sólo me tiene a mi. ¡No quiero abandonarla!

-Pues vuelve, tu abuela no notará nada, haz cómo si nada hubiese pasado. Ella no tiene porqué enterarse, dónde te tiraron hay muy difícil acceso, quizás nunca lleguen a encontrarte.

Y se marchó de allí, un lugar muy luminoso dónde se sentía una paz increible. Pero su sitio estaba con su queridísima abuela.
No miró hacia atrás al marchar de allí ni lo hizo con pena, fue hacia dónde debía estar y necesitaban

-¿Ya has llegado, hijo?

-Si, abuela. -Se acercó hacia la mujer y besó en su pelo blanco, olía tan bien...

La mujer jamás se dio cuenta de nada, hacía ver que salía para estudiar y a ojos de ella todo continuaba igual.
Un día se echó en la cama al notarse muy cansada. Descansaría y después se levantaría para preparar la cena.

-¿Abuela, estás bien?

-¡Si hijo! voy a echarme una hora. Estoy muy cansada.

Israel estuvo pendiente de ella, la mujer al rato dejó de respirar y murió durmiendo. Se acercó hacia ella y la acarició.

Al momento ella sintió que salía de su cuerpo, allí estaba su nieto con ella.

-¡Pero hijo, tu no deberías estar aquí!

-Me fui antes que tú, abuela. Volví para estar contigo.

-¿Pero cómo fue, hijo?

-Caminemos y te explicaré. Abuela nos vamos, nuestro paso por aquí se ha terminado.

Y cogidos de la mano fueron hacia la luz.
Verónica

lunes, 8 de diciembre de 2014

¿ALGUNA OBJECCIÓN? mis pensamientos y reflexiones

Bonita imagen de internet

El peso justo es el que se logra mantener.
¿Alguna objección?
Verónica O.M.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¡QUÉ JETA TIENE EL NIÑO!

¡Qué jeta tiene el niño!
cómo si la madre fuese tonta
se cree que la engaña.
¿No te das cuenta alma de cántaro
que te conoce 
cómo la palma de su mano?
¡para eso te llevó en su vientre
durante nueve meses
día más
día menos...
Verónica O.M.


lunes, 1 de diciembre de 2014

TRAUMAS

Simpática imagen de internet

Hay que tener cuidado con los traumas...
Se pueden instalar en tu vida
y ya nunca serás igual.
Fíjate en este gatito
por mucho que quiera
jamás podrá olvidar.
No es para menos, jaja

Verónica O.M.

n.c.

visi.

nc