miércoles, 4 de junio de 2014

TATUS

Imagen de internet
Pero tenían un inconveniente...  De ducharnos se estropeaba.
En mi caso cuando eso pasaba, cogía un estropajo y lo frotaba hasta eliminarlo, quedándome el lugar dónde lo llevaba con una gran rojez, que desaparecía cuando quería. Ah y bastante escozor, jaja
Verónica O.M.

10 comentarios:

  1. Jajajaja... Hasta mamá se enojaba con eso, me sacaba el tatuaje con saliva y su uña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo hacía lo mismo. Qué rebeldía. ja,ja

    ResponderEliminar
  3. jajajjaaja
    Es verdad, Yo siempre guardaba uno para cuando pasaba, recuerdo que casi no me pasaba la esponja para no estropearlo.

    ¿Niños con 9 años con piercing casi no me lo puedo creer!!!

    Hasta mañana!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, yo me ponía las famosas "calcamonías" cuando era niño, y a mis padres no les hacía ninguna gracia. Como pa llevar pendientes o tatuajes. Un abrazo y buen fin de semana Vero.

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo era pequeña no se conocían, yo al menos no tenía ni idea, lo único parecido eran los "santos" que nos hacíamos en las rodillas y bien que duraban.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja creí que ibas a decir que se los ponía en los cojones.

    Besos Verónica.

    ResponderEliminar
  7. Eran otros tiempos querida amiga, en verdad que nos conformábamos con poca cosa y todo era un mundo maravilloso, ahora con tanto tatu y tanto "ganchito" se pasan. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  8. ohhh sabes amiga vero en el cole que yo estaba las monjas si te cojian con un chicle en la boca te lo pegaban en la cara y te ponian en la ventana para que la gente al pasar se rieran de eso me he acordao leyendo tu entraita feliz noche besitossssssss

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...

n.c.

visi.

nc