miércoles, 8 de septiembre de 2010

EL VECINO DEL SEXTO

En el número quince, un bloque de viviendas en el sexto piso, uno de sus pisos había quedado vacío, el piso lo tenía una casa de fincas.
Al poco tiempo llegó un hombre solo.
Los vecinos de al lado, un matrimonio solo, cuando hablaban entre ellos comentaban:
-Ya conoces al nuevo vecino?

-¡Si! dijo la mujer, me lo he tropezado en la portería

-Yo me lo tropecé ayer en el ascensor
-Tu que opinas de el? preguntó el marido

-A mi me parece, un poco jeta, y cuenta que no lo conozco.... ¡pero me da esa espina!

-Por la pinta que tiene parece que bebe, a esos los huelo a la lejanía, dijo el marido

Los días fueron pasando, el hombre a los pocos días ya estaba enredado con una vecina, recién separada.
Un día se vio con un perro grande, que el hombre subía y bajaba siempre en el ascensor.
Formaban gran alboroto, dentro del piso.

El matrimonio un día desde su comedor y con la puerta del balcón abierta escucharon un gran estruendo, parecía como un petardo.
Salieron los dos, y vieron que en el balcón de al lado todo estaba manchado de sangre.

-Que es lo que ha pasado? dijo el marido

Miraron también hacia abajo, las barandillas y los toldos estaban salpicados de sangre.
Cogió al animal, se lo cargó a cuestas, metido en una gran bolsa de basura, que metió dentro del contenedor de la basura.
Al día siguiente todos hablaban de ello, el nuevo vecino había matado al perro con la sangre bien fría, le habia pegado un tiro con su escopeta.

Todos en la finca cogieron miedo, quien sabía si algún día se le cruzaban de nuevo los cables, y mataba a alguno de ellos.
Algún vecino denunció, al parecer no le pasó nada, ya que seguía viendose como si tal cosa.
Verónica

8 comentarios:

  1. Que horror!! Esa persona debería estar presa unos cuantos años porque no puede llamarse ser humano. Debería aprender de los animales como comportarse.

    ResponderEliminar
  2. Beatriz:
    Cierto amiga, ese hombre debería estar preso.
    Es un caso real que hice un relato, lo tenía al lado de vecino, y más que miedo le cogí asco ¡puedes creerme que es cierto!
    Lo único inventado, es que este matrimonio eran solos, tu sabes que tengo hijos, todo lo demás es real.
    Los animales, muchas veces son los humanos, por desgracia.
    Feliz noche amiga
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Es-Fácil:
    Y de verdad que si amiga, ¡pobre perro!
    También el susto, que nos llevamos todos los vecinos, ¡horrible!
    Feliz día
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. vero, te has pasado con lo del perro

    ResponderEliminar
  5. Alfonso:
    ¡No, Alfonso! no me he pasado para nada.
    Fue tal cual, nosotros salimos al oír el supuesto petardo, nos encontramos el balcón de al lado, todo lleno de sangre, salpicaduras de sangre en los toldos y las barandillas, si lo hubieses visto, seguro que no opinabas lo mismo.
    Abrazos y buenas noches amigo

    ResponderEliminar
  6. Ya estoy por aquí.
    Si lo que cuentas es cierto me parece horrible, poca cosa se puede hacer ya por el perro, pero a vosostros os ha quedado otro animal cerca, cuidadín con el elemento.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. EriKa:
    ¡Hola guapísima! ya de vuelta.
    Gracias por hacerte segui....de este blog también. Este lo abrí para probar unas plantillas, y cual fue mi sorpresa, que se me hicieron seguidores en el, me dio pena desprenderme de el.
    ¡Pobre perro! la verdad, tuvo mal final.
    Y este elemento ya no lo tengo por vecino, a finales de año hará trece años que vivimos en otro lugar.
    Buen fin de semana amiga
    Besitos

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...

n.c.

visi.

nc