martes, 24 de agosto de 2010

CURIOSIDADES

Una mañana estábamos en casa todos acostados.
Sentímos golpear la persiana de la ventana de la habitación, y una voz un tanto extraña dijo:
¡Mama, mama!
Le pregunté a mi pareja, que es eso?
¡No se! dijo, vamos a verlo....
Y vimos a una hurraca, que al escucharnos, muy rápido se marchó de allí acelerada.
 A partir de aquel día cada día venía, la escuchábamos con su peculiar llamada a nuestra ventana.
¡Mama, mama!
¿Pensaría, que yo era su mama?
Verónica

4 comentarios:

  1. ja,ja!!! eso pienso yo de mi gato cuando me sigue por toda la casa y pretende, sobre todo cuando hace frío, estar a upa todo el día. Me hiciste acordar a eso.

    ResponderEliminar
  2. Beatriz:
    Es que amiga tienes un gato muy listo, jajaja.
    Me alegro, de haberte hecho recordar eso.
    Feliz tarde
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Acabo de enterarme de que las urracas hablan :P
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es-Fácil:
    Al parecer hablan, cuando se las enseña de pequeñas.
    Aquella era de un vecino, nos enteramos con el tiempo de ello, era muy graciosa.
    Feliz día
    Abrazos

    ResponderEliminar

La letras tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...

n.c.

visi.

nc